Tratamiento de la sinusitis

Como parte de nuestros cinco sentidos contamos con el olfato que funciona gracias a la nariz. Pero lo que pocos saben, es que el órgano interno que permite todo este proceso (tanto de percepción del olor como la respiración, e incluso la fonación) es mucho más extenso de lo que se cree.

Los senos paranasales son las cavidades que aumentan la superficie de contacto de la vía respiratoria y son los responsables de todo este proceso. Poseen una mucosa que los cubre con un interior muy sensible a todos los estímulos del exterior. Fácilmente, pueden verse afectados por gérmenes, tanto hongos como bacterias, que producen una inflamación, conocida como sinusitis.

Existen dos tipo de sinusitis, la aguda y la crónica. La primera tiene una duración no mayor a 4 semanas, mientras que la segunda puede presentarse por más de 2 meses. Ante esta enfermedad, es necesario estar al pendiente de los síntomas que se presenten, y así aplicar el tratamiento adecuado.

Síntomas de la sinusitis

Aunque existen varios tipos de sinusitis, los síntomas son constantes para todas sus variantes:

  • Un fuerte dolor, confundido en la mayoría de los casos con cefalea. Pero la diferencia es que el dolor producido por la sinusitis es originado por la presión que generan los senos paranasales ubicados alrededor de los ojos.
  • Rinorrea o mucosidad de distintas características, mejor conocida como secreción nasal, acompañada con fuerte congestión.
  • Fiebre, fatiga y malestar general.
  • Puede originar pérdida total o parcial del olfato, debido a la inflamación.
  • Por la fuerte congestión, existe goteo por detrás de la nariz hacia la faringe, lo que origina dolor de garganta y tos recurrente.
  • Mal aliento
  • Náuseas.

Prevención de la sinusitis

Una de las principales causas de la sinusitis son los agentes contaminantes, los humos tóxicos o incluso el humo del tabaco. Es por ello que, la mejor manera para prevenir la inflamación de la mucosa paranasal, es evitar, en lo posible, el contacto con ellos.

Otros consejos que pueden ser de ayuda, es la hidratación corporal. A través de la ingesta de agua, se puede incrementar la humedad del cuerpo, la cual contribuye al aumento de la humedad de las fosas paranasales, y así evitar la inflamación; utilizando también  humidificadores.

Si las alergias se hacen presentes en el organismo, es importante actuar rápidamente para evitar que la inflamación aumente y, con ello la congestión y el malestar ganen terreno. En caso de que, la persona presente problemas en las vías respiratorias, lo más adecuado es mantener activo el tratamiento descongestionante.

 

Tratamiento de la Sinusitis aguda

Ya sabemos que, la sinusitis aguda es la de menor duración. Los tratamientos más utilizados para aliviarla son, los analgésicos contra la cefalea o el dolor paranasal.  Sin embargo, también se puede ayudar a la descarga de los senos con lavados usando soluciones salinas, corticoides inhalados o descongestionante nasal. Estos ultimos NO mas de 5 días consecutivos.

En caso de fiebre aparente o que la mucosidad sea purulenta, se recomienda la ingesta de antibióticos sistémicos bajo supervisión médica, ya que ambos síntomas se deben a que la infección es causada por bacterias, por lo que será necesaria su erradicación. En caso de no presentarse estos síntomas, no será necesario el uso de antibióticos, sino un simple tratamiento contra la inflamación paranasal aguda.

 

Tratamiento de la sinusitis Crónica

Por su parte, la sinusitis crónica tiene mayor duración y puede padecerse varias veces al año. Debido a esto, la congestión e inflamación es mucho más elevada que el tipo anterior. Por tal motivo, su tratamiento para atacar directamente la mucosidad excesiva que se produce en los senos paranasales, la cual impide su normal funcionamiento.

Lo que mayormente contrarresta esta rinorrea son los lavados nasales con soluciones salinas y los corticoides intranasales. Cuando las congestiones ocasionan moco purulento, será necesario el uso de antibióticos sistémicos en conjunto con corticoides de igual naturaleza.

El uso de antibióticos también puede cumplirse con tandas largas de su ingesta, para así evitar la infección y aminorar el tiempo de inflamación. Para casos extremos, también es recomendable la realización de cirugías que permiten reducir la inflamación, extrayendo el exceso de mucosidad.

Pero, también puede mantenerse un tratamiento casero para ambas situaciones, que no solo ayuda a su erradicación sino además a su prevención, y es la inhalación diaria de agua salina hervida en forma de vahos, este es considerado como uno de los mejores tratamientos de la sinusitis. Su vapor se puede respirar cada noche antes de dormir para así fluidificar toda la mucosidad y expulsarla de manera rápida y natural, evitando de esta manera la ingesta de antibióticos que pueden generar efectos secundarios.

 

En cualquier caso el paciente puede padecer defectos anatómicos que favorezcan estos problemas como las desviaciones de tabique, le presencia de pólipos, los cornetes excesivamente grandes… por lo que es necesaria una exploración clínica por un especialista en otorrinolaringología para descartarlas.

[kkstarratings]

Otros artículos interesantes

Deja un comentario